Zanja atrapa pudahuelinos en Avenida J.J. Pérez

 

 

Pudahuel, 07 de Febrero. El Secretario de la Junta de vecinos 21/B de Pudahuel Norte, Sr. Querubín Jiménez Sánchez, hizo llegar una nota a este medio, en que da cuenta de obstáculos dejados por una empresa que reparó recientemente parte de la Avenida J.J. Pérez a la altura de la calle Huelén de Cerro Navia.

 Si bien es cierto que esta deficiencia vial está casi al límite de la comuna de Pudahuel con Cerro Navia, está en realidad en territorio de esta última comuna. Son dos canaletas atrapa conductores que atraviesan una pista de lada a lado y que llevan más de un mes desde que la empresa finiquitó el trabajo en el sector quedando estos obstáculos en esta vía  de alto tráfico vehicular, situación que está afectando una buena parte de los pudahuelinos que se movilizan para salir de la comuna. 

¿Quién es el responsable del control de que todo quede bien hecho, el Municipio por no informar que algo hecho en su territorio quedó con deficiencias, el SERVIU, como ente rector que aprueba los proyectos o La Intendencia Regional como órgano licitador?; pero al fin de cuentas, indistintamente de quien debe verificar en terreno por lo que el estado pagó como un buen trabajo sea eso, termina siendo la ciudadanía quien denuncia estas obras viales mal terminadas, además de la labor canalizadora de los medios de comunicación que han sido denunciante y observantes de estas irregularidades que en el consiente nacional podríamos llamarla corrupción encubierta ya que se pagó por un buen trabajo y este no se llevó a cabo de la manera correcta.

Cuando hay montos involucradas para efectuar una serie de arreglos viales en la Región Metropolitana por unos 75 mil millones pesos para el 2008, lo menos que se espera es que los trabajos queden bien hechos, en Pudahuel ya tenemos algunos signos de obras con deficiencia como lo fue la calle Oceanía del Sector Sur de la comuna (Ver noticia acá), situación que pareciera ser que también se está dando en otras comunas limítrofes y nadie se hace responsable por los daños causados a los vehículos motorizados.

Estas zanjas de J.J. Pérez  son dos y a muy corta distancia una de la otra, las que ya han hecho caer a más de un motociclista y a algunos descuidados ciclistas que han roto sus bicicletas, en cuanto a los conductores de automóviles, a parte del zangoloteo por haber caído a la grieta hay daños que se producen en sus vehículos de un costo no menor que el estado como responsable no asume.

 

Alberto Donoso, un ciclista, que cariñosamente llama “chancha”, a su medio de transporte que es un modelo antiguo, nos comenta que aguantó el golpe de caer a la zanja, no así su conductor que perdió el equilibrio y aterrizó de costando en la calle, resultando con algunas magulladuras en brazo, cara y un chichón en la cabeza.

Quien tuvo una mejor suerte fue un motocicletita que se llevó el susto de su vida al caer a una de estas zanjas y la moto zigzagueó un buen trecho antes que su conductor dominara la situación, lamentablemente otros no han tenido la misma suerte y han caído.

Estas zanjas atrapa conductores no tiene señalética alguna que indique que son un obstáculo peligroso en especial en la noche es cuando se producen los mayores daños a los vehículos y caída de ciclistas y motociclistas.

Comments are closed.